ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Amistades peligrosas ~ Emma

Ir abajo 
AutorMensaje
Emma
Nuevo
avatar

Mensajes : 5
Edad : 27
Sexo : Femenino
Estado :
Frase : Sonaron sus palabras como tiros de pistola.


MensajeTema: Amistades peligrosas ~ Emma   Jue Jul 16, 2009 5:01 pm

Titulo: Amistades peligrosas.
Basado en: Absolutamente nada, se me ha ocurrido de casualidad.
Autor: Emma.
Género: Amor.
Contenido: Creo que para mayores de 13.
Sintesis: Sarah es una chica que vive en un internado mixto. No tiene amigas - aparte de Marjorie - , solo meras compañeras de clase con las que apenas media palabra. Sus dos mejores amigos son Dylan y Jason, diferentes entre sí, pero iguales en algunos aspectos. ¿Pero qué pasa cuando se pasa de la amistad al amor? Un relato donde se muestra lo débiles que son los sentimientos humanos cuando hay atracción de por medio.
Comentarios: Este relato - pues no puede ser considerado novela - es mera inspiración. En un principio iba a ser para la actividad de Literatura - en tema libre - pero al estar escribiendo me he dado cuenta de que me estoy alargando bastante, por ello decidi ponerlo aquí. No lo tengo escrito, solo tengo el empiece y parte del primer capítulo. Prometo ir actualizándolo según se me vaya ocurriendo más.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Emma
Nuevo
avatar

Mensajes : 5
Edad : 27
Sexo : Femenino
Estado :
Frase : Sonaron sus palabras como tiros de pistola.


MensajeTema: Re: Amistades peligrosas ~ Emma   Jue Jul 16, 2009 5:03 pm

Introducción:

Lunes, 24 de Febrero.

- Se llama Sarah, gilipollas.
Sonó un golpe y varios chicos comenzaron a gritar "pelea, pelea", extasiados, como si fuesen animales.
¿Cómo habíamos llegado a esto? Apenas unas horas antes todo estaba bien entre nosotros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Emma
Nuevo
avatar

Mensajes : 5
Edad : 27
Sexo : Femenino
Estado :
Frase : Sonaron sus palabras como tiros de pistola.


MensajeTema: Re: Amistades peligrosas ~ Emma   Jue Jul 16, 2009 6:04 pm

Viernes 21 de Febrero ~ Parte I.

Me levanté rápidamente al oir la campana. Era el día del desayuno con chocolate y no estaba dispuesta a perdermelo bajo ningún concepto. Las chicas se agolpaban en los pasillos, a medio vestir incluso, empujándose para llegar al comedor. Solo tenía que andar un par de metros y después Jason y Dylan me ayudarían a llegar de las primeras.
Empujé, meti codazos y tiré de los pelos hasta que pude llegar al final del pasillo. Dylan me esperaba en la esquina, a él nadie le empujaba. Me dió su mano y la cogí. Tiró de mí hacia delante, los estudiantes se hacían a un lado, nadie se metía con Dylan. Al llegar a la cola, Jason esperaba en los primeros puestos.
- ¡Aqui! - dijo agitando la mano para que le viesemos.
Dylan volvió a tirar de mi mano hasta colocarme junto a Jason. Algunos chicos que estaban detrás refunfuñaron, pero no se atrevieron a plantarles cara.
- Por poco no llegais - dijo Jason con burla.
- Ni lo nombres, que me han arrancado un mechón de pelo por el camino - dije cogiendo uno de mis mechones para inspeccionar donde había sufrido el tirón.
Dylan se limitó a reir y Jason se unió a sus risas, pero no comentaron nada. La fila avanzaba lentamente, más de lo que me gustaría. Miré hacia atrás, el último daba la vuelta al pasillo. Sonrei para mis adentros, tenía suerte con mis amistades. La pelirroja pecosa de delante parecía no decidirse en qué desayunar. Me dieron ganas de darle una patada en el trasero, pero me contuve, al fin y al cabo era una señorita.
- Tres chocolates y dos docenas de churros - dijo Jason a la cocinera, que asintió y fue a prepararlo.
Llevaba una tranquilidad flipante, parecía no ser consciente de la cola que se agolpaba para desayunar. Suspiré y tabaleé los dedos sobre la encimera hasta que nos lo sirvió. Dylan se ocupó de llevar la bandeja a la mesa. Me senté junto a Dylan y frente a Jason. Ambos se abalanzaron sobre el desayuno como si no hubiesen comido en semanas.
- Si comeis tan rápido os sentará mal.
Cogi uno de los churros y lo mojé tranquilamente en mi vaso de chocolate para después comerlo con tranquilidad.
- El chocolate se enfria, Sarah - dijo Dylan con la boca llena, por lo que arrugué la nariz con asco.
- ¿Te importaría comer con la boca cerrada?
Levantó ambos brazos como si un ladrón se lo hubiese ordenado y sonrió con burla para después seguir comiendo.
Dylan era muy alto, tanto que me sacaba cabeza y media. Rubio y de complexión atlética. Sus brazos eran muy musculosos, fruto de horas y horas de baloncesto. Era capitán en el equipo del internado. Jason era algo más bajo, pero no mucho. Me sacaba una cabeza y era más delgado que Dylan, los deportes no eran lo suyo. Prefería emplear su tiempo en hackear los ordenadores del colegio, en conseguir las preguntas de los examenes y en llevar a chicas a su habitación. Menudo par de cassanovas.
El desayuno pasó tranquilo una vez que terminaron de comer. Mirar sus gargantas estirándose al máximo para que pasase la enorme masa de comida resultaba asqueroso, por lo que mantuve mi mirada fija en mi vaso de chocolate caliente.

- ¿Hacen unos tiros? - dijo Dylan una vez estuvimos en el patio.
- Ni de coña - dijo Jason, que se sentó en el césped, junto a la pista de baloncesto.
Dylan me miró, esperando que mi respuesta fuese afirmativa, pero me limité a negar con la cabeza. Puso los ojos en blanco y se puso a botar él solo el balón y a tirar a canasta. No había una que no encestase. Yo, mientras, me senté junto a Jason.
- ¿Qué tal el exámen de Italiano?
Suspiré y negué con la cabeza. Se trataba de un internado y chicos y chicas ibamos a clases diferentes, a horarios diferentes, dormíamos en habitaciones diferentes. No obstante, las horas libres, las comidas y los fines de semana nos dejaban estar juntos.
- Lydia fue la única que aprobó - le informé, contrariada.
- Lydia es una rata de biblioteca.
- Pero aprueba.
- Pero no es ni la mitad de guapa que tú.
Frunci el ceño y le golpeé las costillas, sabía perfectamente que odiaba los cumplidos.
- Y tampoco de bruta - dijo tocándose la costilla con recelo.
Sonrei satisfecha y observé a Dylan tirar canastas.
- Cada vez está más fuerte ¿no?
- Se pasa las horas muertas en la cancha.
- Parecen servirle de algo.
Jason no dijo nada, se limitó a suspirar pesadamente y se tumbó de espaldas, cerrando los ojos.
- ¿Qué harás este fin de semana?
- Aún no lo se.
- Podríamos salir a la ciudad, tengo ganas de ver el centro comercial.
No dijo nada.
- ¡Jason! - dije zarandeándole.
- Sí, sí, está bien - dijo con el ceño fruncido, aún con los ojos entrecerrados.
Suspiré y me volvi hacia Dylan, Jason era tremendamente gilipollas cuando se lo proponía. Me levanté y me acerqué a la cancha.
- ¿Me dejas tirar?
Dylando sonrió y me pasó la pelota, para él era un pase normal, pero a mi me pareció que la pelota iba a toda velocidad. Boté el balón y tiré a canasta. Dylan comenzó a reir y fue a por la pelota.
- 40 cm más hacia el aro, pequeña.
Le fulminé con la mirada y volvi a coger el balón cuando me lo pasó. Tiré de nuevo, pero fue igual de penoso, incluso peor.
- ¿Sabes? esto no es lo mio, Dy - dije tomándomelo a risa.
Dylan siguió riendo y tiró él, encestando sin siquiera tocar el aro. Se volvió y me sonrió, a lo que le contesté con otra sonrisa. Me di la vuelta y volvi hacia Jason, que ahora estaba sentado, mirandonos jugar.
- Creo que me apuntaré al equipo de basket femenino - bromeé mientras me sentaba a su lado.
- Quizás así Dylan tendría una excusa para pasar más tiempo contigo.
Me giré hacia él sonriendo divertida.
- ¿Qué insinuas?
- Nada.
- Ya claro.
- He dicho que nada.
- Vale, vale...
Se volvió a tumbar, enfadado. Reprimi las ganas de darle un buen puñetazo en el estómago por ser tan gilipollas.

...


- ¿Qué tal el desayuno?
Marjorie estaba tumbada bocaarriba con un libro del grosor de mi cabeza. Me tumbé en la cama inferior de la litera - mi cama - y puse los brazos detrás de mi cabeza.
- Estaba buenísimo, aunque ver a Dylan y a Jason comer como cerdos no esque me haya amenizado el desayuno.
Oi un golpe proveniente del libro, pareció cerrarlo. Acto seguido vi la cabeza de mi amiga asomando por un lateral de la cama.
- ¿A Dylan le gusta el chocolate? - preguntó emocionada.
Marjorie era una chica pelirroja de cabello ondulado. Tenía pecas en sus mofletes y los ojos marrones muy oscuros. Era blanca como la leche, y su cuerpo apenas se diferenciaba del de un palo. Era guapa, no del estilo de las modelos y las actrices de Holliwood, pero tenía una belleza peculiar.
- Lo que más - dije sacándole la lengua - aunque la pizza le vuelve realmente loco.
Marjorie rió nerviosamente y se colocó un mechón de pelo detrás de la oreja.
- ¿Vendrás este finde con nosotros? Estoy intentando convencerles de que me acompañen al centro comercial nuevo de la ciudad.
- ¿Irán los dos?
- Ajá.
- ¡Qué vergüenza!
- Vamos, Marjorie, les llevas viendo desde hace 2 años.
- Pero nunca he salido con ellos.
- No mientas.
- ¡Calla! no me lo recuerdes...
- Está bien.
Fingi cerrar mi boca con una invisible cremallera y me quedé en silencio.
- ¿Al centro comercial?
- Así es.
- ¿Crees que...?
- No, Marjorie, no les importará que vengas.
Sonrió, aunque no parecía muy convencida por mi respuesta.
Me levanté de un salto y abri el armario - compartido - buscando entre mis cajones.
- ¿Dónde vas?
- Nos vamos, dirás.
- ¿Qué? No, no, yo estoy leyendo.
Abrió el libro rápidamente y fingió estar leyendo.
Cambié los shorts de deporte que llevaba por uno pitillo negros, mi camiseta xxl por una camiseta de tirantes amarilla. Me quité las chanclas y me puse unas zapatillas de deporte negras.
- Marjorie, cambiate que vamos a salir.
- No.
- Marjorie...
- No.
Suspiré y fui hacia ella, le quité el libro y le cerré, dejándole sobre mi colchón.
- Nos vamos a tomar un helado a la plaza, venga.
- Necesitamos permiso.
- No notarán nuestra ausencia.
- ¿Y si la notan?
- Pues nos quedamos castigadas ¿qué más te da? Total, ni siquiera sales de la habitación en tu tiempo libre.
Marjorie negó con la cabeza y se dió la vuelta, mirando hacia la pared y dándome la espalda.
- Le diré a Dylan que venga a por ti.
- ¿Queee?
Se dió la vuelta y quedó sentada, mirándome con una expresión de miedo y locura.
- Ya me has oido.
Caminé hacia la puerta y sali al exterior.
- Está bien, está bien. - gritó desde el interior y salió detrás de mí - pero lo quiero de vainilla.
Sonrei para mis adentros y fuimos hacia la habitación de Dylan y Jason.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shika
Dark Heiress
Moderadora
avatar

Mensajes : 182
Edad : 26
Sexo : Femenino
Estado :
Frase : La luz del sol es despiadada, son las sombras las que nos protegen


MensajeTema: Re: Amistades peligrosas ~ Emma   Mar Jul 28, 2009 12:32 am

Esta lindo ^^ quiero seguir leyendo xD
y le pusiste el mismo nombre que una novela que estoy escribiendo, la subi aca tmb (spring pain) xD yo tmb le puse Sarah a la principalXD!!

_________________



~Crystal Butterfly~

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Amistades peligrosas ~ Emma   

Volver arriba Ir abajo
 
Amistades peligrosas ~ Emma
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Las amistades peligrosas - Stephen Frears
» AMISTADES PELIGROSAS y RARAS DE LETIZIA y FELIPE
» AMISTADES PELIGROSAS "ME QUEDARE SOLO"
» continuando amistades[roll publico]
» Sinopsis de un relato epistolar: "Cartas a mi amiga Emma"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Paradise of Dreams :: Literatura :: Tus escritos :: Cuentos y Novelas-
Cambiar a: